EL FRUTO DEL BAOBAB- NOVEDAD- En librerías el 14 de febrero.

fruto baobab

Novedad: El fruto del Baobab- Espasa Calpe. 

…………………………………………

.

EL FRUTO DEL BAOBAB

.

 

Lola, una pediatra recién trasladada a Mataró, recibe en la consulta del CAP la visita de una mujer gambiana, Aminata, acompañada de su hija Binta.  Desde la brusquedad de un cuerpo desnudo e indefenso, Lola toma contacto con la ablación, una realidad que pertenecía hasta entonces al territorio de la estadística.

A pesar de su difícil situación personal, o quizá por ello, Lola se interesa por el caso de  Binta y establece contacto con personas conocedoras de la complejidad de la mutilación genital femenina, una práctica controvertida que no tiene cabida en occidente. Sin embargo, su implicación le enfrentará a dilemas que se mueven en terrenos resbaladizos, aquellos que pertenecen a la ley, la ética y la moral confrontada de dos culturas. Actuar implica tomar partido y tal vez equivocarse. La existencia de la pequeña Fatou, una hermana pequeña en riesgo, empujarán a Lola a involucrarse peligrosamente en la vida de la familia Marong.

 

No es fácil ser inmigrante, negra, mujer y madre. Aminata es esas cuatro cosas y el refugio que le ofrecía el baobab de su infancia ha desaparecido. Ahora vive en un territorio hostil, sin el cobijo de las madres, las abuelas y las hermanas. Todo se tambalea. La hija mayor se ha vuelto rebelde, el trabajo es incierto y acaba de descubrir la intención del marido de añadir una segunda esposa a la familia.  Aminata se aferra desesperadamente a sus convicciones, las que le inculcaron las abuelas y la Ngangsimbah al purificarla, las que le insuflaron la fuerza para ser una mujer mandinga, valiente y capaz de asumir la sangre, el dolor y la desgracia. Hasta que una médica blanca, de ojos hipnóticos como el mar, le revela  que su sacrificio, el de su hija y el de todas las mujeres de la comunidad,  es un absurdo sin sentido perseguido por la justicia de occidente.

 

Binta desprecia a la madre por su analfabetismo y se avergüenza de ella, pero lo que más le duele es el afecto del padre por  Fatou, la hermana pequeña irresponsable. Ella es la mayor, la que se ha abierto camino en el difícil trance de la inmigración y, a pesar de ello,  la que más lejos ha llegado de los cuatro hermanos. Quizá porque es la más inteligente. Ahora, con  apenas catorce años,  se siente ciudadana del mundo.

Binta, en plena eclosión adolescente, bebe la vida con glotonería y rompe tabúes enamorándose inconvenientemente de un chico blanco y soñando llegar hasta la universidad. El talento y la voluntad, sin embargo, no son armas suficientes contra los prejuicios, el color de la piel y el abismo que se abre entre Europa y África.  Un tajo profundo como el corte que le infringieron a su propio sexo, de niña, sin preguntarle antes si deseaba ser mandinga o europea.

Binta rechaza su mutilación y, en un gesto que no será comprendido en el seno de su propia familia, trata de ofrecer a su hermana la oportunidad que ella no tuvo.

Difícil ecuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *