HAITÍ. LA NEGRITUD REBELDE.

 

Dio la fatal  casualidad que estos días estaba acabando la última novela de Isabel Allende, la Isla bajo el mar, cuando acaeció el desastre de Haití. Una nueva crónica histórica del poblamiento americano, en este caso de la isla de la República Dominicana y Haití.

En el libro, Allende narra la sorprendente revolución de los esclavos cimarrones refugiados en las montañas contra los llamdos «Grands Blancs». Hacendados poderosos que ejercían un terrorífico reinado en sus plantaciones.  La Isla, bautizada tres siglos antes como la Española, tenía, a finales del  XVII  fama de ser la más cruel en el trato dado a los esclavos. Su bajo precio y las duras condiciones climáticas de la isla ( antes selvática y ahora arrasada) hacía que el valor de la vida humana descendiese bajo mínimos. Los supervivientes lo eran de la crueldad y el exterminio. Unos súperhéroes.

 

Los esclavos lucharon a vida o muerte  ( no tenían nada que perder) contra franceses, españoles e ingleses. Se aliaron con unos y con otros, obtuvieron promesas fallidas, fueron carne de traiciones y pelearon entre ellos por el color de su piel. Negros, mulatos, creoles, cuarterones eran considerados diferentes y gozaban de privilegios diferentes.

 

Un mundo apasionante que abrió las puertas de la libertad a la futura américa abolicionista. Y sin embargo heredó la codicia de los «Grands Blancs» y  con los años acabó convertida en uno de los Países más pobres de América. Os recomiendo la novela vivamente.

 

Los huracanes y el terremoto no han hecho más que avivar el fuego sobre la pobreza, la precariedad y la miseria extrema en que viven estas gentes (faltas de Estado e infraestructuras)

Desde estas páginas expreso mi solidaridad con el dolor de los Haitianos y levanto la voz como han hecho muchas ONGs ante la hipocresía del Primer Mundo. Nosostros, los blancos, continuamos siendo los hacendados universales que explotamos a los esclavos agricultores del Tercer Mundo.

Hasta que no se resuelvan las cuestiones que permitan un Comercio Justo no se habrá abolido la Esclavitud.

 

Por favor, para solidarizaros y aportar ayuda monetaria asesoráos sobre la entidad. Os recomiendo Médicos sin Fronteras  y Manos Unidas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *