MANOS, DANZAS Y LEYENDAS

 

El pasado viernes 12 visité una biblioteca de la red BINCO ubicada en la Universidad Evangélica de Medellín.

Las manos de los niños impresas en el papel me recibieron  con palabras de bienvenida, versos y ocurrencias. Manos mágicas que me recordaron las manos halladas en cuevas paleolíticas. Pero esa no fue la única sorpresa. Juliana, una muchacha narradora explicó la leyenda de los chipchas, antiguos pobladores de Colombia, y la llegada del Dios Bochica. Nos dejó fascinados por la intensidad de su relato mítico repleto de castigos, infracciones, venganzas, diluvios y exilios. Parece ser que la lechuza es un animal temido entre los colombianos por su origen en un dios malvado transformado por Bochica . Y la luna tambien tiene su origen en una diosa de la noche cruel.

 

 

Juliana me dejó sin aliento, lo reconozco. Pero , tal vez, lo más sorprendente de esta  experiencia fue el regalo de dos niñas que querían bailar para mi. Habían preparado su actuación con esmero, se habían vestido, pintado, peinado y llevaban ensayando ese número muchos días. ¿Las veis aquí debajo a la izda?.  Me sentí como el rey  Herodes ante Salomé. Nunca nadie había bailado en mi honor. Fue una delicia.  

 

 

 

 Y como siempre todas las cosas bien hechas tienen un nombre que las hace posible.  He aquí, en la foto de la derecha.  comenzando por la izda, a Maite, mi tocaya y animadora del taller de lectura, a su dcha  la directora de la Universidad Evangélica y junto a ella  Diana, la bibliotecaria que obra este milagro día tras dia. Finalmente a mi dcha la joven narradora Juliana.

A todas ellas, un equipo sólido y entusiasta, mis agradecimientos.

 

 

Hay cosas que nunca se olvidan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *