3

SANT JORDI Y CIERRA CATALUNYA

 

Sant Jordi es una locura entrañable que se repite cada 23 de Abril.   Ese día los paseantes catalanes compran libros y rosas como posesos y van a la caza del libro dedicado, con lo cual los escritores se dejan la muñeca en el empeño y las editoriales se forran. Quien acaba el día sin libro ni rosa, no es nadie. Se es o no se es si alguien pensó en ti y te regaló libros y rosas.  Y es curioso porque a pesar de la competencia  de otros competidores desleales la gente continua siendo fiel a lo suyo ( como a los Reyes Magos y la verbena de San Juan). Sant Jordi era patrón de los enamorados desde antes de que llegase San Valentín y se implantase a golpe de bragas rojas,  tartas con corazones de gelatina y viajes empalagosos.  Sant Jordi siempre fue más sobrio, más conservador y tambien, todo sea dicho, más intelectual. Lo de regalar un libro a tu amor ( aunque lo deje en la estantería)  no lo hacen ni los finlandeses.    ( Seguro que pronto nos copiarán)  

Este año el tópico fue perfecto. El binomio Anticilón y Primavera llenó las Ramblas de Barcelona de enamorados, curiosos, compradores y familias con niños y perros. Hasta daba gusto firmar y sonreír.

 

Yo firmé mi nuevo libro: MAGIA DE UNA NOCHE DE VERANO. Que es azul y refrescante.  A ver qué tal sienta.

 

Y como muestra un botón de fotos de compañeros de mesa con quien compartí anécdotas y risas.

Emparedada entre los sabios Racionero-Gibson

 

 

 

 

 

Arriba a  la izquierda:   emparedada entre la sabiduría de Racionero y Gibson. A  la derecha junto a la pareja artística del Inspector Cito: Irturbe – Omst    

Abajo a la derecha con la escritora Ana Manso y el pequeño Nil. A la izquierda con Ann Catherine Geuder, la flamante editora alemana de Berlín-Verlag.

 

 

 

 

 

 

 

 

¡Y para todos los que me vinistéis a ver y me trajistéis llibros para firmar Mil gracias!

 

 

FELIZ SANT JORDI !

Comments 3

  1. ¡Hola!
    ¡yo no pude ir para que me firmaras! (Euskadi pilla un poco lejos)pero me hubiera encantado, porque me acabo de leer tu trilogia «La guerra de las brujas» y me ha encantado.
    Hacia bastante tiempo que no me enganchaba de esta manera a un libro, pero cuando empecé con «El clan de la loba», ¡no pude parar!(¡me lei los 3 libros en 5
    dias!).La verdad es que me dio hasta pena acabarlos porque me engancharon de una manera increible.
    Sinceramente me alegro de haber descubierto esa historia que tanto me ha hecho soñar, ahora intentare conseguir tu ultimo libro.
    Muchas gracias y muchos besos
    Sara

  2. Post
    Author

    Sara,

    El año que viene tienes una cita para Sant Jordi. Seguro que regresas a Euskadi con una rosa y muchos libros.

    Besos

    Maite

  3. El cuento que te leí en la visita a La Normal Superior de Medellín. No sabía el significado de San Jordi como patrono de los enamorados, por ello te lo envío, pues su historia parte de un 23 de abril y el coprotagonista es Jorge.
    A LOS NUEVE AÑOS SÍ SE PUEDE AMAR
    Al destaparlo me encontré con “Los Últimos días de Pompeya” y “Viajes de Gulliver”.
    ¡No puede ser! Dijo el Profe cuando por voto unánime me dieron el premio de poesía.
    “Tina es una niña, está en 1º bachillerato y sólo tiene 12 años”.
    Lo que todos ignoraban era que mi corazón ya había sido habitado por el amor, desde las vacaciones en Bogotá, cuando conocí a Jorge de 15 años y Yo acababa de cumplir los nueve. Nos hicimos amigos para entretener el tiempo mientras Bertha mi hermana mayor salía con Gerardo, el hermano mayor de Jorge y nos mandaban de candeleros.
    En ese entonces se daba el concurso radial “Orquídea de Plata Philips”, un musical que buscaba nuevos talentos para la farándula. Jorge ya había superado dos rondas eliminatorias, las realizaban cada semana. Para mí, era el mejor, por eso lo esperaba hasta las 10:00 de la noche que regresaba y él me compensaba interpretando de patio a ventana, lo que había cantado en la emisora: “Viene serpenteando la quebrada/ la pastora, su manada y su tarara, ra, ra, rá “(…) La Pastora.
    Siempre tuvimos mucho de qué hablar, a tal punto que con cartas superábamos la distancia, mientras llegaban las próximas vacaciones.
    Como me sentía tan orgullosa de tener novio, este era tema obligado allí donde yo fuera, hasta que mi papi, súper celoso, fue y le reclamó preguntándole su intención ya que me llevaba “tantos años”, lo obligó a entregar las cartas -yo preferí quemarlas-. No me di por vencida; Como a él le encantaba el futbol y a mí verlo jugar, tras dos años de silencio, el primer sábado de diciembre fui a buscarlo a la cancha de La Universidad Nacional en la 30 con avenida El Dorado. Lo reconocí desde lejos, iba tras el balón en pleno parido.
    ¡Cobarde! Quise gritarle, pero a cambio le regalé un pote de agua y el último abrazo, que se uniría a los recuerdos de cuando bailábamos sin descanso “Quién es la mujer más linda/ Tina, Tina, Tina, Tina (…), o cuando me cantaba “La Mariquiteña”: “Eres mi princesita linda Mariquiteña/con hermosos ojos y garboso andar (…) y yo en mi soledad en Medellín, secaba lágrimas cantando “Papeles, tan sólo papeles/ nos mantienen unidos/ en la farsa brutal(…)
    De esta unión de recuerdos y sentires nació el poema que escribí en clase de matemáticas para alcanzar a participar en el concurso del día del idioma:
    NADIE TE AMA COMO YO
    Como en un desierto yo triste me encuentro
    Anhelando siempre tu pronta llegada.
    Qué desilusión al ver que te has ido,
    Quizás para siempre, nunca más volver.

    Corto fue el tiempo que estuviste a mi lado
    Largo será en el que no te tendré:
    Pero siempre ansío tu fría mirada,
    Que ha sido dulce sólo para mí.

    Nos conocimos para amarnos.
    El destino cruel nos separó.
    Pero a pesar de kilómetros y años,
    No encontrarás quien te ame como yo.
    Abril 23 de 1968
    “Si profe, esa pequeña es la autora, se lo garantizo, porque le valió una rebaja en mi clase de matemáticas”.
    Gabriela Elena Restrepo Londoño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *