MIAMI, PALMERAS, CUBANOS Y MILITARES

Estuve en Miami visitando Escuelas, charlando con los alumnos y trabando amistad con profesores de la comunidad cubana. Eran gente acogedora, cálida y con un montón de añoranza e historias a sus espaldas. Algunos llegaron de niños y no compartían la decisión de sus padres de abandonar la isla.  Ahora, su especial interés es que los recién llegados no olviden su lengua ni sus orígenes y se sientan vinculados a la cultura hispana. Antes, ser americano conllevaba  renuncias, entre ellas visitar su tierra natal. Parece que con Obama, algo cambiará en la política hacia Cuba, de momento ha abierto las puertas a los viajes entre familiares. 

Las  Escuelas cuentan con medios e instalaciones formidables, gimnasios, auditorios musicales, teatros, pistas deportivas, pero no todo en Miami es sol, playa, palmeras y ron. En el patio de una escuela pude ver con mis propios ojos como el ejército desplegaba sus colas de pavo real, seducía a los chicos y chicas con sus uniformes y sus músicas y los recultaba ( en la foto). Me quedé patidifusa.

This is America!